< ATRÁS Raised Image
Institucional
16/12/2019

Saber escuchar, conocer las emociones y poder confiar

Una de las recientes actividades realizada en la UCh fue una capacitación sobre Entrenamiento de coaching por equipo: herramientas para lograr resultados diferentes.

Esta formación fue realizada en dos jornadas, y para resumir los algunos de los puntos destacados y de los logros alcanzados, la Lic. Coach Alejandra Monteleone, una de las expositoras, comentó: “Generamos un contexto de aprendizaje colectivo donde aprendimos a “parar la pelota”, entendiendo que existen distintos puntos de vistas (miradas) que influyen el resultado del juego”, expresó.

El modelo de intervención del Coaching por Equipo propone un nuevo modo de pensar, emocionar y hacer colectivo lo eficiente, y para describir parte de la metodología Monteleone precisó: “Existen miradas que cierran posibilidades como el “tener razón todo el tiempo”, como así otras que las abren, como por ejemplo poder decir “no sé”, frente a una impotencia. De esta forma entendemos que más allá de las miradas, cada jugador/a es responsables de la posición que asume y el efecto que tiene está sobre el desempeño individual y colectivo”.

Otro de los ejes desarrollados en estas jornadas apuntó a capacitar por medio del aprendizaje experiencial, posibilitando la incorporación de conocimientos y/o distinciones de aplicación directa con las problemáticas diarias que suceden en los espacios de trabajo y la vida personal.

“Por otro lado, se profundizó en el arte del escuchar efectivo, entendiendo el mismo no como mero oír de los sentidos, sino como una acción cargada de interpretaciones y juicios que pueden embarrar la toma de decisiones en la cancha. Teniendo en cuenta dicha limitación, se mostraron herramientas para entrenar la escucha”, complementó el Lic. Coach Nicolás Martínez, expositor del entrenamiento.

Este entrenamiento fue planificado, desde la Secretaría de Investigación y Extensión, especialmente para equipos femenino de fútbol 5, de distintas universidades y clubes, como también fue dirigido para jugadores varones, para directores técnicos, y para todas las personas que por su función les pueda interesar esta formación.

Finalmente, los coaches comentaron: “Por último, sondeamos como el mundo emocional influye en el desarrollo cotidiano del juego, y entendimos que cada emoción nos predispone para distintos modos de jugar. Estas emociones no son ni buenas ni malas, sino que nos permiten o no alcanzar resultados dependiendo el partido que juguemos. Y para concluir, buscamos ayudar a distinguir la emoción de la “confianza”, como la piedra fundamental para coordinar acciones de equipo”.

Galería de Imágenes

Compartir